No te dejes engañar por el espejismo de la Bolsa; la realidad es muy distinta

01.09.2017

Las apariencias engañan. Hasta el breve descenso de la semana pasada, los índices más importantes de la bolsa estadounidense batieron récords históricos. Las valoraciones eran altas y la volatilidad baja. Parecía que el mercado accionario había sido catapultado hacia el cielo y nada lo podía detener. Pero estos índices sólo son la superficie de la realidad.
Este artículo sugiere que debajo de todos estos récords se esconden enormes preocupaciones. Si bien los selectivos bursátiles estaban batiendo récords por doquier, el volumen de transacciones con acciones fue muy bajo. Esto es una señal de que la participación de los inversores está en descenso y que los precios de las acciones estaban subiendo sin un impulso real.
Además, la amplitud del mercado fue baja. Unas cuantas acciones estaban disparando los índices a realidades desproporcionadas, mientras que las otras estaban estancadas. De hecho, en muchos sectores, especialmente el de retail, automotriz y otros, varios activos entraron en rango bajista. Una volatilidad mínima no suele significar un mercado saludable, sino que pronto esta misma volatilidad va a dispararse.
El apalancamiento es alto, por lo que los mercados son vulnerables a vueltas súbitas, a la vez que los inversores con apalancamiento tienen margin calls (margen teórico estimado) en declives modestos. Esto puede producir ventas que darán paso a retrocesos aún más grandes.
No todos los récords que registran los índices son iguales: unos arrojan señales de un mercado saludable y de ganancias en proceso, mientras que otros sugieren burbujas del mercado y sobresaturación, lo que demuestra que la escena financiera es vulnerable a caídas súbitas e inesperadas.
Los descensos del mercado de la semana pasada pueden significar que, mientras la situación geopolítica mundial se deteriora, una caída importante está en camino. Si esto pasa, no puedes decir que no te lo avisaron. Detrás de todos esos récords, las señales de fragilidad y debilidad abundan.