¿Es buena idea comprar oro?

06.09.2017

Quien quiera comprar oro puede hacerlo de muchas formas, de forma física,
en inversiones en papel tipo ETFs, CFDs, futuros, acciones mineras...
Pero lamentablemente solo una pequeña parte de la gente de a pié compra
oro como inversión segura, la gran mayoría de la gente "normal" sigue
confiando en los productos que el sistema financiero ofrece basados en
papel y deuda con lo cual siguen manteniense en la cuerda floja de una
trampa sin retorno en la cual están ariesgando sus ahorros, sus futuros y
el futuro de los suyos.
Aparte de los joyeros y las joyas de las abuelas y mujeres, son pocas las
personas en España que poseen oro físico en propiedad.
A decir verdad, hoy no parece hacer ninguna falta ser propietario de oro, o
eso es lo que nos da a entender el sistema bancario. La gente se pregunta,
¿Para qué quiero comprar oro?
La respuesta a ese para qué es muy sencilla, el sistema financiero puede
caer en cualquier momento, y el oro proporciona la protección necesaria
ante un evento de tal magnitud.
Esta protección serviría para poder comprar avituallamientos esenciales
para vivir, ya que en caso de ruptura o quiebre del sistema financiero
habrían grandes dificultades para mantener un comercio mundial fluido y
regular.
El problema es que en un escenario así, disfrutar del oro acumulado será
un premio amargo pero permitiría a los poseedores de oro seguir
alimentando a sus familias e incluso crear patrimonio.
Las personas que acumularon oro no se arrepentirán si esto pasase ya que
no tendrían que pasar las calamidades que vivirian las personas que no
tengan un medio para seguir adelante por haber confiado en algo que les
mantenía enmersos en una gran mentira.
Es recomendable tener una pequeña fracción de nuestros ahorros en forma
de oro físico, pues nunca se sabe lo que puede pasar. Y de todos modos, y
en el "peor" de los casos para esa inversión: es decir, que el sistema
no quiebre, el oro siempre va a tener un valor en el mercado. Siempre
podremos ir a venderlo y convertirlo en papel moneda de nuevo cuando lo
necesitemos o cuando deseemos hacerlo.
Aún en el caso de que todo siga bien, el oro transitará por décadas
aunque no se aprecie como sucedió en las epocas de los años 80 y 90,
epocas en las cuales el oro pasó totalmente desapercibido porque la
atención estaba puesta en otros activos de riesgo, pero también volverán
épocas donde se apreciará muchísimo como los años 70 o como en la
crisis que estamos viviendo.
Así que ser poseedor de oro no tiene por qué ser tan mala idea. Es como
tener un pequeño seguro particular con el cual si las cosas se ponen feas
de verdad, tendremos una posibilidad más que el resto de poder salir
adelante.